jueves, 26 de abril de 2012

Punto sin impurezas



Basta con separarnos de nuestro cuerpo, dejar atrás la sustancia, convertirnos en un punto de vista conceptual desprovisto de masa.
De esta forma podremos atravesar cualquier pared. Podremos salvar cualquier abismo. Así que nos convertimos, en efecto, en un punto sin impurezas y cruzamos la pantalla que separa los dos mundos.


 
Acuarela sobre papel de 200 gr
32 x 41 cm

Elena Sicilia


Texto: After Dark, Haruki Murakami.


No hay comentarios:

Publicar un comentario